Escríbenos

Asma, una enfermedad que puede ser controlada

El asma es una enfermedad crónica inflamatoria que estrecha las vías respiratorias en los pulmones, lo que provoca silbido, opresión en el pecho y tos. De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo 300 millones de personas sufren de esta enfermedad y causa alrededor de 385 millones de muertes anuales.

“El asma es una enfermedad crónica muy frecuente en la edad infantil con un alto nivel de subdiagnóstico y tratamiento equivocado” Dr. Hermes Rivero

En Latinoamérica se estima que existen más de 40 millones de personas asmáticas; para Ecuador se reporta una prevalencia general de asma de 10,9 %. En el 2010, el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), registró en el país 3 275 casos nuevos de esta enfermedad.

¿A quiénes afecta?

El asma inicia con frecuencia en la infancia, pero, afecta a personas de todas la edades. Los factores de riesgo predominantes incluyen fumar; la exposición de alérgenos como ácaros del polvo; contacto con mascotas e irritantes químicos en el lugar de trabajo.

“El incremento de la contaminación ambiental en el Ecuador es un factor que incide en nuevos casos de asma y puede provocar la aparición de crisis”. 

Síntomas de una persona asmática

Como se diagnostica el asma

¿Cómo se diagnostica?

Los exámenes comunes son:

  • La espirometría que mide la velocidad y el volumen en que el aire se puede mover dentro y fuera de los
  • Test de índice de flujo respiratorio 
máximo, mide qué tan rápido una persona puede expulsar el aire de sus pulmones en una respiración.

El objetivo de controlar el asma es minimizar los síntomas que pueden sobrevenir varias veces al día o a la semana y, en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche. El paciente con asma suele presentar síntomas como:

Control y tratamiento

Los pacientes con síntomas persistentes deben ser tratados con bajas dosis de corticosteroides inhalados, para atenuar la inflamación bronquial y disminuir las manifestaciones propias de la enfermedad, esto permite que el paciente no tenga limitaciones físicas en su vida diaria. En cuanto al control, a pesar de la disponibilidad de tratamientos más de la mitad de los pacientes no tienen acceso.

  • Tos severa, generalmente en la noche, la cual impide un sueño tranquilo.
  • Sibilancias o chillidos al respirar.
  • Presión fuerte en el pecho y dificultad para respirar.

Recuerde…

No todos los síntomas se presentan en un paciente asmático y es necesario acudir con un médico especialista.

 

“La OMS estima que las muertes por asma aumentarán en casi un 20 asma aumentarán en casi un 20 % en los próximos 10 años sino se toman medidas urgentes”.