Escríbenos

Diabetes y antibióticos

De acuerdo al Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), “la diabetes es la segunda causa de muerte después de las enfermedades isquémicas del corazón”1, un dato alarmante que determina la importancia del control y diagnóstico temprano de esta afección.

“Es necesario recordar que una de cada dos personas infectadas con una bacteria multirresistente, puede fallecer, por eso hay que insistir en la importancia de no automedicarse y no adquirir antibióticos sin receta”.

Dr Jorge SanchezLa diabetes es una enfermedad crónica que puede interactuar con otros padecimientos y medicamentos como los antibióticos. Para conocer sobre el manejo de antibióticos en personas diabéticas, el doctor Jorge Sánchez, médico internista del Hospital de Especialidades Eugenio Espejo y del área de control de infecciones asociadas a la atención en salud, responde varias inquietudes.

¿Qué es un antibiótico y cuándo debe prescribirse?
Los antibióticos son sustancias destinadas a eliminar bacterias, el nombre proviene del griego anti: contra y bios: vida; es decir, en contra de la vida de estos microorganismos causantes de muchas infecciones, tanto en humanos como en animales. Cualquier tipo de infección que se presente en una persona, es importante diferenciar su origen, si es bacteriano, viral, por hongos, o por otro microorganismo, ya que solo en el caso de bacterias se prescriben los antibacterianos o antibióticos.

En una persona diabética ¿qué consideraciones se debe tener al recetar un antibiótico?
Las personas diabéticas se consideran pacientes inmunocomprometidos, porque los niveles de glucosa afectan la respuesta adecuada de los neutrófilos (un tipo de glóbulo blanco) y la liberación de citoquinas (proteínas que regulan la función de las células), por esta razón, mientras menos controlado se encuentre un diabético, existe la probabilidad de tener más complicaciones con las infecciones, que pueden ser más duraderas y más graves. Además, para cualquier tipo de cirugía, se solicita que estos pacientes, se encuentren
bien controlados para no poner en riesgo su vida, puedan tener una apropiada cicatrización
y disminuya el peligro de infecciones. En un diabético hay que conocer cómo se encuentra su función renal y hepática, porque es necesario tomar en cuenta la toxicidad de los antibióticos y realizar ajustes de las dosis para no causar más daño del ya establecido.

¿Qué tipo de interacción se puede presentar entre la diabetes y los antibióticos?
En los paciente diabéticos se utilizan diferentes tipos de tratamientos para controlar las glucemias, que es la concentración de azúcar libre en la sangre, entre ellas la insulina o hipoglucemiantes orales; por tanto, el riesgo de interacción entre estos fármacos
y los antibióticos existe. Algunos incrementan los niveles de glucosa y otros los disminuyen causando hipoglucemias como las fluorquinolonas, isoniazida, rifampicina o trimetoprim, entre otros.

¿Qué precauciones hay que tener al usar un antibiótico siendo diabético?
Se tiene que considerar el grado de nefrotoxicidad o afectación renal por tóxicos; la hepatoxicidad o enfermedad hepática tóxica; la gravedad de la infección; el sitio de contagio y las posibles interacciones medicamentosas. También es importante definir qué agente bacteriano se desea atacar, ya que de ello dependerá, el éxito o fracaso al prescribir un antibiótico. Muchos pacientes diabéticos, no consideran el grado de complicaciones que pueden tener y deciden automedicarse, de ahí que, cuando la respuesta no es la esperada, acude a los hospitales en condiciones graves, que ponen en riesgo la vida, cuando hubiese sido fácil de solucionar con un adecuado control.

¿Algún paciente con esta enfermedad está contraindicado a usar antibióticos?
Está contraindicado en pacientes con alergia al medicamento o si presenta algún tipo de reacción durante su uso. Es importante la vía de administración del antibiótico, ya que las inyecciones intramusculares son factores de riesgo para desarrollar abscesos. En personas con úlceras gástricas o patologías digestivas, se debe optar por otras vías de administración. De ahí que, muchas veces se requiere hospitalizar a los pacientes y administrar en forma intravenosa dosis adecuadas de los fármacos necesarios.

¿Cuáles son las consecuencias del mal uso de antibióticos?
En primer lugar se debe considerar el fallo terapéutico; es decir, que el paciente no responde adecuadamente a la terapia, la infección progresa y se complica su salud. Esto ocurre cuando la dosis es insuficiente o la concentración no es la adecuada, lo que genera resistencia de las bacterias a los antibióticos, por lo cual, se requiere administrar otros fármacos más costosos, por mayor tiempo y muchas veces ya no solo un fármaco, sino doble o hasta triple terapia, lo que va a producir más toxicidad y mayores eventos adversos.

¿Alguna recomendación que le gustaría compartir?
No se automedique. Es importante tomar responsabilidad sobre la administración de los antibióticos y sobre todo, al venderlos libremente sin receta del profesional. La Organización Mundial de la Salud (OMS), se encuentra en una lucha constante debido a la mala administración de antibióticos, que ha generado la existencia de bacterias resistentes a todos los fármacos disponibles, elevando la tasa de mortalidad. Es necesario recordar que una de cada dos personas infectadas con una bacteria multirresistente, puede fallecer, por eso hay que insistir en la importancia de no automedicarse y no adquirir antibióticos sin receta.

1. Anuario de Estadísticas Vitales: Nacidos Vivos y Defunciones 2016, Anuario de Estadísticas Hospitalarias Camas y Egresos 2016, Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos –ENIGHUR 2011-2012, Encuesta de Condiciones de Vida ECV, Encuesta Nacional de Salud y Nutrición – ENSANUT 2012.