Escríbenos

Distanciamiento social para salvar vidas

Los seres humanos enfrentan una dura batalla para frenar la COVID-19, lo cual ha llevado al distanciamiento social, pero es importante recordar que incluso en tiempos menos difíciles a los actuales, muchas personas evitan el contacto cercano con quien está estornudando, tosiendo o con fiebre como una medida para evitar enfermarse; esta precaución debe ser incrementada de manera drástica debido al nuevo coronavirus.

 ¿Evitar a las personas con síntomas de una enfermedad respiratoria es suficiente?

La respuesta es no. Estudios recientes muestran que, el evitar a las personas sintomáticas no será suficiente para frenar la pandemia de la COVID-19. Los investigadores han descubierto que muchos individuos pueden ser portadores del nuevo coronavirus sin mostrar los síntomas típicos como son: fiebre, tos seca y dificultad para respirar. Las personas asintomáticas o con síntomas leves, pueden seguir transmitiendo el virus e infectar a otros.

 

“La mejor manera para frenar la sigilosa propagación de este nuevo coronavirus es el distanciamiento social”.

 

¿Qué significa el distanciamiento social?

La recomendación central es que las personas se queden en casa, saliendo solo para abastecerse de alimentos y medicinas. Otras recomendaciones incluyen:

  • Evitar reuniones de más de 10 personas
  • No dar apretones de manos
  • Lavarse las manos con regularidad
  • Fuera del hogar permanecer a 2 metros de distancia de otras personas

 

¿Por qué es necesario el distanciamiento social?

Estas pueden parecer medidas extremas, pero necesarias para frenar el virus. Un estudio realizado por Jeffrey Shaman y sus colegas, de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, Nueva York, determinó que:

  • Por cada caso confirmado de la COVID-19, es probable que exista entre 5 y 10 personas más con infecciones no detectadas.

 

  • En China, los individuos con infecciones no detectadas eran tan prevalentes que aparentemente fueron la fuente de infección para el 86 % de los casos confirmados.

 

  • Después de que China estableciera restricciones de viaje y distanciamiento social, la propagación de COVID-19 se redujo considerablemente.

 

  • Los jóvenes sanos, cuyo riesgo de morir por un coronavirus no es cero, pero sí bastante bajo, podrían argumentar que no deberían estar limitados por el distanciamiento social. Sin embargo, las investigaciones demuestran que estos individuos suelen ser el vector involuntario de un virus peligroso que puede causar gran daño e incluso quitar la vida a personas mayores y más vulnerables.

 

Cada persona debe tomar muy en serio el distanciamiento social, porque esta medida ayudó a mitigar la pandemia en China, y funcionará en otros países. Si no se contiene esta pandemia, este nuevo coronavirus podría circular por todo el mundo durante los próximos años, representando un gran peligro para toda la humanidad.

 

Avanzan las investigaciones

 

Un paso notable ha sido el lanzamiento de un ensayo clínico en humanos, en una etapa temprana de una vacuna en investigación, llamada ARNm-1273 para proteger contra la COVID-19. La vacuna candidata fue desarrollada por investigadores del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de los NIH (NIAID) y sus colaboradores de la compañía de biotecnología Moderna, Inc., Cambridge, MA. Este ensayo de fase 1 apoyado por el NIAID examinará la seguridad de la vacuna (que no puede causar infección porque está hecha de ARN, no del coronavirus completo) en 45 adultos sanos. El primer voluntario fue inyectado en el Instituto de Investigación de Salud de Kaiser Permanente Washington, Seattle.

Si todo va bien y los estudios clínicos de seguimiento establecen la seguridad y eficacia de la vacuna, será necesario aumentar la producción para hacer millones de dosis. Aunque iniciar este ensayo en tiempo récord es motivo de esperanza, se debe ser realista acerca de todos los pasos que aún quedan por dar. Si la candidata a la vacuna demuestra ser segura y eficaz, es probable que pasen por lo menos 12 a 18 meses antes de que esté ampliamente disponible.

Mientras tanto, el distanciamiento social sigue siendo una de las mejores armas para frenar la propagación silenciosa de este virus y aplanar la curva de la pandemia COVID-19; lo cual ayuda a los profesionales de la salud, hospitales y otras instituciones para prepararse, protegerse y ayudar a las personas cuyas vidas pueden estar en juego por este coronavirus.

 

¡Importante!

Salvar vidas del contagio por la COVID-19 requiere la participación de todos, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad.

 

Fuente:

  • Revista Medicina y Salud Pública (2020). Distancia social: método para frenar la epidemia por COVID-19. Recuperado el 22 de marzo de 2020 de https://medicinaysaludpublica.com/distancia-social-metodo-para-frenar-la-epidemia-por-covid-19/