Escríbenos

El huerto, una práctica agroecológica que ayuda al medio ambiente

“Cultivar devuelve el espacio de contacto que hemos perdido con la naturaleza. Aprender a cultivar debe ser parte de la educación”. Fernanda Bravo

 

Por su ubicación, el Ecuador se ve afectado por las diversas variables climáticas, un claro ejemplo son las precipitaciones, hoy se puede vivenciar todo lo que llovía en una temporada, en 4 o 5 días y con un cambio en la intensidad; es decir, antes la lluvia estaba distribuida, ahora puede llover varios días y luego permanecer seco. Las personas dedicadas a la agricultura tienen mayor percepción de este cambio, ahora ya no saben cuándo es la época de lluvia para poder sembrar porque llueve en cualquier momento y por cortos periodos .

 

¿Por qué es importante conocer sobre las variables climáticas?

 

Fernanda Bravo, ingeniera agropecuaria por la Universidad Técnica del Norte de Ibarra, quien ha trabajado en el desarrollo de prácticas de adaptación al cambio climático e investigado sobre la afectación de las variables climáticas en la práctica agropecuaria; considera que las actividades agrícolas se ven afectadas principalmente por estás 3 variables:

 

Precipitación La intensidad de la lluvia es la que hace daño a los cultivos, así como la escases, esta es la forma más evidente del cambio climático
Velocidad del viento Los vientos son más fuertes, huracanados, que provocan daños si los cultivos están sin la protección adecuada
Temperatura Las variaciones extremas de temperatura afectan el desarrollo de las plantas y sus procesos fisiológicos

 

 

Cultivos resilientes con buenas prácticas de adaptación

 

Para combatir o disminuir los efectos del cambio climático es importante insertar prácticas de adaptación, que sirvan tanto en la zona rural y urbana. Las prácticas de adaptación son aquellas actividades que ayudan a que los cultivos sean resilientes a los efectos y a las variables del cambio climático. Una de estas prácticas es la utilización de cercos vivos en los cultivos, para reducir el impacto de la velocidad del viento y mantener la temperatura en los cultivos. Cualquier micro ecosistema que se esté formando (cultivos/huertos), necesitan tener protección para que la temperatura que se acumula en el día no se libere fácilmente, sino poco a poco, en este proceso ayudan las cercas vivas. Además, esta práctica aporta con el ciclaje de nutrientes por la asociación que tienen las plantas de la cerca viva y el cultivo.

 

“Una práctica agroecológica, cuida el medio ambiente y se logra una producción buena utilizando los recursos del entorno natural”. 

 

 

Sabías que…

 

Un huerto debe tener variedad de cultivos de follaje, de bulbo, de raíz y otros menos exigentes como el maíz, para que estas ayuden como repelente de plagas y enfermedades; así, se evita la aplicación de químicos empleando esta práctica agroecológica.

 

Fuente: Ing. Fernanda Bravo, especialista en cambio climático. Entrevista Edifarm 2017.