Escríbenos

La dismenorrea es una de las principales causas de consulta ginecológica

La dismenorrea es el dolor pélvico u abdominal que se presenta durante los días de la menstruación y constituye una de las principales causas de consulta en la mujer. El doctor Marco Echeverría, especialista en ginecología, abordó este tema aclarando varias inquietudes.

¿Qué es la dismenorrea?

La dismenorrea es la dificultad al menstruar y la menstruación dolorosa que la acompaña, lo cual, se presenta por factores orgánicos y en algunas ocasiones no se encuentra la causa.

¿Qué tipos de dismenorrea se puede padecer?

Marco EcheverríaExisten dos tipos de dismenorrea, la primaria que es la que sufren en algún momento las mujeres y usualmente, se suele contrarrestar de forma eficaz con medidas generales como el ejercicio, con desinflamatorios y una alimentación ligera; además, no existe una causa demostrable. Por otro lado, en la dismenorrea secundaria el cuadro requiere se realicen estudios especializados de laboratorio, infectología de imágenes para dar un diagnóstico sobre qué está afectando el equilibrio hormonal de una paciente y qué está provocando las menstruaciones dolorosas.

“Una de las causas comunes de consulta médica es la dismenorrea, que involucra una gran variedad de factores relacionados con la menstruación”

¿A qué edad suele presentarse y con qué complicaciones?

En un inicio cuando empieza la fase de la pubertad, suele haber una dismenorrea transitoria que acompaña alrededor de uno o dos años, pero cuando la paciente presenta algún proceso más avanzado como nacer con un útero con alguna malformación o con una duplicidad de útero; es decir, un útero doble o bicorne, que al llegar el día o los días de la menstruación genera mucho dolor. No todas las dismenorreas son iguales, existen pacientes que en el transcurso de su vida no tienen ningún problema, pero, conforme llegan a la etapa adulta, pueden desarrollar una enfermedad llamada endometriosis, que es la siembra de un tejido embriológicamente compatible con la cavidad interna del útero (endometrio) pero en un lugar anómalo, donde no debería haber ese tejido como en la superficie externa del útero, en los ovarios y en as trompas uterinas donde se forman quistes grandes, su característica es que crecen y el líquido que contienen es muy espeso muy irritante, entonces al ser un líquido irritante se fisura y libera, provocando que esta área siga aumentando de tamaño, de volumen y se expanda en la superficie.

¿Cuáles son sus causas o factores de riesgo?

Entre las causas está la malformación del útero, también el tener miomas uterinos, quistes y factores infecciosos por transmisión sexual. Se podría pensar en que hay una sensibilidad o tendencia familiar, pero no en todos los casos van a desarrollar fibromas o quistes, sí se puede heredar la sensibilidad al dolor y es importante comprender que aquella molestia que para una paciente no es causa de mucho malestar, para otra es incapacitante, lo cual, es un problema porque empieza a afectar el equilibrio laboral y la relación de pareja.

¿Qué síntomas se pueden presentar?

La dismenorrea primaria suele darse más o menos de tres a cinco días antes de la menstruación, está presente durante este periodo y cuando terminan los cólicos o los calambres menstruales desaparecen. En tanto que, la dismenorrea secundaria en ocasiones suele presentar síntomas desde la fecha 14 del ciclo, es decir, desde el día de la ovulación empiezan las inflamaciones, la queja de la paciente porque sienten el vientre caliente o muy sensible al roce y, en algún momento retiene líquidos siendo ese un signo indirecto de la dismenorrea porque empiezan a inflamarse ciertos órganos especialmente si hay quistes. Sin embargo, cuando la dismenorrea se presenta por una causa infecciosa de transmisión sexual, las molestias solamente se alivian y acompañan a la mujer durante todo el ciclo menstrual, todos los días del mes, donde habrá días que duele menos y otros más; los días más intensos de la dismenorrea es durante la menstruación y el proceso infeccioso tiene su grado inflamatorio más alto.

Sintomas de la dismenorrea

¿Cuál es el proceso de diagnóstico?

Lo primero que se debe analizar es la historia clínica de la paciente, saber exactamente si esta afectación se presenta desde el inicio de la menstruación, si tiene muchos años de padecer la molestia, si el dolor es específicamente en los días de menstruación o se prolonga después de que ya ha terminado la regla, esos datos ayudan a determinar qué tipo de exámenes solicitar a la paciente para realizar el diagnóstico. Ambas dismenorreas suelen tener síntomas específicos que ayudan al diagnóstico, por ejemplo la dismenorrea por enfermedad inflamatoria pélvica que aparece cuando la mujer inicia la vida sexual, al ser una causa se puede pedir pruebas infecciosas, hemogramas, cultivos vaginales para saber si la secreción que expulsa tiene alguna bacteria sospechosa; además, en sangre se pueden solicitar un análisis de anticuerpos anticlamidias, que es uno de los elementos que ayuda a descartar la severidad del cuadro de enfermedad inflamatoria pélvica infecciosa.

¿Cuál es el tratamiento recomendado para este padecimiento?

Para la dismenorrea primaria lo ideal es combinar un analgésico central con un fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINES), porque la mayor parte de estos cuadros tienen como mediación las prostaglandinas elevadas específicamente la prostaglandina E y F, entonces los AINES tiene la capacidad de disminuir la presencia de la prostaglandina en la cavidad peritoneal, en el suero sanguíneo de la paciente y esto acompañado de un analgésico central para que ayude a la reposición del dolor de forma más eficaz y rápida. En la dismenorrea secundaria, el tratamiento básicamente es el mismo, pero tenemos que definir cuál fue el elemento causal y hay que colaborar con la paciente añadiendo en algunos casos cuando es por endometriosis las progestinas o un tipo de anticonceptivo especial que no tenga estrógenos para tratar de equilibrar también las hormonas. En el caso que se presente un ovario poliquístico que también pueden generar esas molestias, ayudan mucho los anticonceptivos además de los analgésicos y los desinflamatorios. En cuanto a la extensión del tratamiento dependerá de cada caso.

¿La dismenorrea tiene alguna correlación con otras enfermedades?

La endometriosis tiene una correlación con la dismenorrea, así también en algunos casos la presencia de miomas o de fibromas en el cuerpo del útero, cuando se los detecta a tiempo estos miomas, pueden ser tan pequeños como una aceituna o grandes como una toronja y a veces más, con estas características cuando el útero está preparado para la menstruación va a producir una especie de autocontracciones para vaciar la cavidad endometrial y empezar la regla, pero, al encontrarse con estos tumores benignos en el interior, produce mucho dolor para lograr su cometido y una vez que inicia el sangrado de esa dismenorrea puede complicarse al ser muy excesivo. Otra causa que es la más antigua de las que se ha estudiado en la ginecología, es la que suponía la mal posición del útero y la estrechez del conducto del cérvix (cuello del útero), producto de esa modificación en la longitud del útero. Una posición normal del útero es doblado hacia delante, pero, en hallazgos a través de la examinación bimanual, haciendo un tacto y confirmando con una ecografía intravaginal, se puede detectar que en algunos casos el útero está muy doblado hacia atrás, muy lejano de su sitio normal y eso hace que, el conducto del cuello del útero por donde debe expulsarse la menstruación tenga un efecto de válvula y vencer esa resistencia de conducto puede generar mucho dolor a la paciente.

Existen varios productos de venta para aliviar los síntomas de la dismenorrea, ¿qué se debe considerar al seleccionar uno?

Lo primero es determinar que la paciente no tiene reacciones de rechazo al medicamento, que no es alérgica porque podrían aumentar los problemas. Lo segundo es saber que no tiene riesgo o peligro de hacer úlceras o gastritis úlcera péptica causada por un medicamento, en ese caso, más que ayudarle se va a perjudicar porque algunos AINES son tan potentes que al final del tratamiento en el primer mes, la paciente no lo puede tolerar por el deterioro que tiene en las funciones gástricas debido a la irritación, entonces estamos generando dos focos de dolor.

¿Cómo califica el tratamiento de la dismenorrea?

Por fortuna, la medicina pública y privada han avanzado mucho, tienen fácil acceso a medios de diagnóstico que permiten un diagnóstico exacto. Es importante considerar que la dismenorrea es un problema no solo médico sino social y laboral, lo que implica que si la paciente no es tratada adecuadamente va a tener repercusiones en su ámbito familiar y profesional.

¿Qué estilo de vida debe llevar una persona que padece de dismenorrea?

Está demostrado que las pacientes que hacen ejercicio tienen mayor resistencia a los procesos inflamatorios tanto musculares y articulares, porque su cuerpo está acostumbrado a producir la prostaglandina y ácido láctico que es otro de los mediadores de inflamación y malestar en el organismo; entonces, hay un mecanismo de ajuste donde el cuerpo de la persona que hace deporte en algún momento produce óxido nitroso que es un analgésico natural; por ello, las pacientes muy sedentarias cuando se presenta la dismenorrea sufren dolor con mucha intensidad. Un estudio realizado demostró que las paciente que hacen actividad física como ir al gimnasio, correr, caminar, yoga o natación manejan mejor el dolor y no llegan a veces a necesitar la toma de analgésicos, excepto que haya una causa orgánica como un quiste o fibroma. También el peso de una paciente incide un poco, porque en algunos casos estarían encausados en desórdenes hormonales de otro tipo como el hipotiroidismo y una vida sedentaria. Cambiar el estilo de vida ayuda muchísimo.

¿Cuándo se debe acudir al especialista?

La dismenorrea, en el momento que se presenta sea una adolescente o persona adulta, tiene que ser diagnosticada, porque intrapélvicamente hay varios órganos importantes aparte del útero, donde estos problemas pueden ser solo funcionales como la dismenorrea primaria o podría demostrarse que existe alguna malformación en las adolescentes como la presencia de un quiste o que no sea del área genital como problemas de tipo colítico o complicaciones digestivas, que por la zona se relacionen con frecuencia con dismenorreas. El dolor es el primer síntoma de alarma para el paciente y no se debe esperar a que sea un dolor incapacitante o un dolor que se presente con demasiada frecuencia durante muchos años, porque ahí la causa ya esta muy establecida y la paciente es muy sensible al dolor, al contrario de lo que se cree, cuando una persona sufre más dolor, es menos resistente, porque se vuelve más sensible, así, es importante detectar y diagnosticar a tiempo la dismenorrea sin importar la edad que tenga la persona.

¿Algo en particular que le gustaría comentar?

Los médicos tenemos el compromiso de analizar a fondo a todo tipo de pacientes, si bien es cierto van a consulta por una dolencia, se debe realizar un diagnóstico en función de establecer de forma rápida y sin desperdiciar recursos la causa del problema. En términos generales el médico debe estar siempre atento a descartar patologías severas y malignas, que son procesos que cambian el porvenir de una persona. Cuando la paciente ya está con tratamiento debe acudir a consulta cada 3 meses y en ese momento se hace una ecografía pélvica para estar seguros de que no existe nada nuevo dentro de la anatomía de la paciente.