Escríbenos

La insuficiencia cardíaca es la enfermedad de las enfermedades

Muerte súbita

Las enfermedades cardíacas son un problema de salud pública en el Ecuador. Un estudio realizado por Deloitte Access Economics sobre la carga económica de las condiciones cardíacas en el 2016, “se determinó que en el país estas enfermedades representan un costo de 228 millones de dólares al año, con una afectación al 14 % de la población adulta, siendo los principales padecimientos la hipertensión, el infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca y la fibrilación auricular”1.

Por otro lado, los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), señalan que las enfermedades cardíacas se ubicaron entre las 10 primeras causas de mortalidad; para conocer sobre la insuficiencia cardíaca, una de las enfermedades catalogadas como silenciosa, el doctor Bolívar Sáenz, especialista en cardiología, conversó con Edifarm despejando varias inquietudes sobre esta enfermedad.

¿Qué es la insuficiencia cardíaca?

No es fácil definir la insuficiencia cardíaca porque es un síndrome, un conjunto de signos y síntomas que se expresan por la incapacidad del corazón de bombear la cantidad necesaria de metabolitos (sangre) y oxígeno hacia el cuerpo, lo que produce que los pacientes presenten síntomas como cansancio, ortopnea que es la dificultad para respirar al estar acostado e hinchazón.

¿Qué factores de riesgo inciden?

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad terminal de otros padecimientos cardíacos y crónicos como la hipertensión arterial o el infarto agudo del miocardio, que llegan a afectar al corazón de una manera u otra. En un infarto pueden existir tres escenarios, en el primero, si existe una intervención adecuada en las arterias coronarias y el aporte de oxígeno normal, no le sucede nada al corazón. En un segundo panorama, la persona puede quedar en un estado intermedio, en donde, una parte del corazón, por el taponamiento que recibió, se muere y trabaja aun 50 % o 30 %, lo cual incapacita su función. El tercer escenario es la muerte del paciente. Además, inciden otras enfermedades ajenas al sistema cardiovascular como la diabetes, las miocarditis que son inflamaciones provocadas por bacterias, virus o incluso algunos parásitos como el Chagas que de alguna forma cronifican la insuficiencia cardíaca y afectan la estructura del corazón haciendo que se dilate y genere complicaciones. Por otro lado, existe la llamada cardioncología producida por ciertos quimioterápicos que se utilizan en ciertos cánceres, estos son cardiotóxicos y la exposición crónica a ellos, afecta al corazón.

¿Cuál es la edad de prevalencia?

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad prevalente en la tercera edad; sin embargo, esto es muy relativo, estudios realizados en América Latina con personas entre los 65 a 70 años, que en la actualidad pre- ocupa, porque significa que la población adulta mayor está creciendo y se calcula sobrepasará los 50 a 60 millones, por lo cual, a futuro, se enfrentarán estas enfermedades con más frecuencia. Este padecimiento no es patognomónico (exclusivo)de la tercera edad, puede manifestarse a cualquier etapa de la vida. Se han visto casos raros en niños relaciona- dos con cardiopatía congénita y una alta incidencia de las enfermedades relacionadas con la insuficiencia cardíaca, manifiesta de forma más temprana en edades de 30 a 40 años.

¿Cuál es la pirámide de diagnóstico de la insuficiencia cardíaca?

Los pacientes con insuficiencia cardíaca pueden acudir a cualquier nivel médico, lo ideal es hacer el diagnóstico determinando los factores de riesgo antes que aparezcan los síntomas, pero, lo más común es que una persona acuda a consulta médica cuando ya presentan signos típicos de la enfermedad como cansancio, dormir con dos o tres almohadas (sentado), levantarse por las noches a orinar de 3 a 5 veces y tener hinchadas las piernas. La medicina tiene herramientas diagnósticas como la historia clínica, el examen físico, los peptius antiurétricos que son exámenes que se hacen en sangre y ayudan a realizar un screening de otras enfermedades que pueden presentar los mismos síntomas; y finalmente, el ecocardiograma que va a dar el diagnóstico final de la insuficiencia cardíaca.

¿Existe alguna estratificación de la insuficiencia cardíaca?

El American College of Cardiology hace algunos años, clasificó a la in- suficiencia cardíaca en 4 estadios A,B,C y D. En el estadio A, están los factores de riesgo que pueden ocasionar la insuficiencia cardíaca. El estadio B, presenta el daño estructural de la enfermedad, pero, que no ha producido síntomas. El estadio C, es la insuficiencia cardíaca manifiesta y en el estadio D, la enfermedad es refractaria al tratamiento; es decir, no responde a la medicación. Con esta clasificación el médico busca dar estrategias y lineamientos a los pacientes desde el estadio A, lo que significa aplicar un tratamiento preventivo para las enfermedades que podrían causar insuficiencia cardíaca.

¿Un paciente con insuficiencia cardíaca requiere de un manejo integral?

Es una enfermedad compleja que debe ser manejada con un grupo médico multidisciplinario, porque tiene comorbilidades que pueden empeorar la insuficiencia cardíaca, por ejemplo, un paciente típico de este padecimiento es aquel que fumó toda la vida y desarrolló una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, también, la disfunción cardíaca está relacionada con el síndrome cardiorrenal que puede generar insuficiencia renal. Los pacientes con esta enfermedad pueden padecer anemia, arritmias como la fibrilación auricular e inclusive ocasionar depresión; por ello, se requiere de un equipo médico de especialistas.

¿Qué avances se han logrado en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca?

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad que preocupa, el trata- miento ideal sería un trasplante cardíaco, porque el corazón es el que está dañado, esto involucra un alto costo y mortalidad. Sin embargo, hace 30 a 40 años se realizaron estudios con un medicamento llamado Enalapril, que llegó a tener sobrevida en el tratamiento de los pacientes; pero, con el tiempo y varios estudios han dado resultados bajos o no tan sobresalientes. En la actualidad, llaman la atención algunos estudios como el Estudio Paradigma, que investigó la unión de dos componentes como el Valsartán y Sacubitril, para el control de la insuficiencia cardíaca; lo interesante de este estudio es que se comparó con otro medicamento que ha sido el tratamiento de elección por 30 años, y los resultados son mejores en beneficio del paciente.

¿Qué hacer para contrarrestar las enfermedades cardíacas?

La prevención es la mejor herramienta, porque una vez que está instaurada la insuficiencia cardíaca, no hay vuelta atrás, es necesario trabajar en la prevención con buenas estrategias para el tratamiento de infartos e hipertensión arterial, que son los padecimientos prevalentes en nuestro país. Además, realizar campañas para tratar la diabetes, la obesidad e inclusive ir antes del desarrollo de las mismas. Aplicar planes estratégicas de prevención para las enfermedades cardiovasculares, es el tratamiento más efectivo y barato porque pueden causar la muerte. Es más fácil decirle a un paciente tóquese y verifique si tiene algún nódulo en las mamas, que pedirle realizar una dieta sin excesiva cantidad de carbohidratos, actividad física o que reduzca el estrés, cosas que parecen obvias, pero importantes para cuidar el estado físico; lo esencial es hacer conciencia, informar y educar.

¿Algo en particular que añadir?

Es importante efectuar un diagnóstico más profundo de la insuficiencia cardíaca, existen pacientes que no han tenido una evaluación correcta; mientras más temprano se realice el tratamiento, se evitará llegar a las fases terminales de la enfermedad que involucra altos costos y afectación a la familia.

1Cardiovascular risk factors. World Heart Federation. Recuperado en 31 julio 2017 de: https://www.world-heart-federation.org/resources/risk-factors/