Escríbenos

La primera visita al ginecólogo es importante para las adolescentes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la adolescencia como “el periodo de crecimiento y desarrollo humano que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y los 19 años”. Se considera una de las fases de transición más importantes en la vida del ser humano que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento, de cambios biológicos, físicos y psicológicos.

“La ginecología es una de las ramas de la medicina más apasionante, se dedica a la mujer de forma integral desde la adolescencia, en la edad fértil, el embarazo y la menopausia, entonces, tenemos varias cosas por resolver” Dr. Marco del Pozo

En la mujer, esta etapa se inicia con la menarquia o primera menstruación; por lo cual, la primera consulta  ginecológica es necesaria, el doctor Marco del Pozo, ginecólogo y especialista en medicina materno fetal, comenta sobre el inicio de esta importante etapa en las adolescentes.

¿Cuándo se debe acudir a la primera visita ginecológica?

 

La primera visita al ginecólogo debe programarse cuando se pasa de ser niña a mujer, en la pubertad, con la menarquia que es la primera menstruación; esto determina que la mujer esta hormonalmente madura.

¿Qué signos determinan la madurez hormonal de la mujer?

Este proceso natural lleva alrededor de dos años, donde la mujer comienza a madurar hormonalmente, esto se determina por el crecimiento de las mamas; en la conformación de los órganos genitales externos como son los labios vaginales; el introito vaginal; el clítoris; el vello púbico y axilar. Por otro parte,  los genitales internos como los ovarios y el útero crecen y empiezan a funcionar, lo cual define el inicio de la vida reproductiva de la mujer con la menstruación. Adicional, se presentan cambios psicológicos, de comportamiento, en la estructura del cabello, del cuerpo; aparece la secreción vaginal o flujo genital por acción de las hormonas que revolucionan el organismo y surge el deseo sexual, que es normal.

¿Qué tipo de exámenes se realizan en la primera consulta ginecológica?

 

Cuando una paciente viene a consulta lo primero es realizar  una historia clínica, en la cual, se anotan antecedentes quirúrgicos, patológicos, familiares, personales, alergias, etc.; para establecer si tiene o no algún riesgo como hipotiroidismo o diabetes. Luego, se revisa físicamente a la paciente para verificar que tenga todos los caracteres sexuales secundarios que indican la maduración hormonal como es el aumento de volumen de las mamas y donde se puede descartar si tiene o no quistes; además, hay chicas que desarrollan acné por los cambios hormonales que provoca la acumulación de la secreción sebácea en la epidermis; dismenorreas o dolor en la menstruación, que es la causa principal de consulta. En cuanto a exámenes, en la primera revisión hay que hacer una ecografía pélvica para ver los órganos sexuales internos como los ovarios y ver si existen quistes y, en el útero visualizar si la capa endometrial o endometrio está en un grosor adecuado.

¿Por qué al  inicio de la menstruación estas son irregulares?

 

Al inicio de la adolescencia durante los primeros dos años, las menstruaciones son irregulares y esto es normal, después deben ser regulares; pero, muchas veces las mujeres quedan con periodos irregulares para toda la vida, porque existe una falta de maduración en el cerebro entre el hipotálamo y el ovario; es decir, en el eje hipotálamo hipófisis ovario, que es un centro endócrino que tiene que madurar para que la mujer tenga menstruaciones cada mes.

“Desde la menarquia o primera menstruación, la mujer debe acercarse al médico ginecólogo una vez al año para ser evaluada; debemos manejar una cultura preventiva y no curativa”

Si una paciente adolescente tiene un ciclo menstrual irregular ¿cómo debe tratarse?

Esta es una preocupación constante de las madres, pero en un inicio no hay que tratar, no es necesario dar hormonas o anticonceptivos. Cuando pasan los dos años de haber menstruado y si persisten los ciclos irregulares, ahí es necesario determinar la causa, para ello se realiza en sangre un examen hormonal tiroideo, porque esta glándula interfiere mucho en la parte menstrual; un examen de la prolactina, que es una hormona que se secreta a nivel cerebral y ayuda a regularizar las menstruaciones. Además, es importante complementar con un análisis de las hormonas sexuales como los estrógenos, la progesterona y las hormonas cerebrales FCH y LH que controlan los ovarios, a todo esto debe acompañarse con una ecografía, con los resultados de estos exámenes se determina o no, si se debe recetar un anticonceptivo.

Al no ser tratado un ciclo menstrual irregular ¿existe alguna complicación?

El problema es que las mujeres que tienen ciclos irregulares, si no son tratadas a tiempo se instaura un periodo menstrual irregular con fases anovulatorias; es decir, sin ovulación, lo que puede desencadenar en un ciclo de ovarios poliquísticos que puede determinar a la larga una infertilidad femenina; por lo tanto, de la manera más adecuada hay que abordar el tema y analizar a cada paciente, porque cada mujer es diferente y no se puede generalizar en un contexto a todas las mujeres.

 

¿Por qué es importante acudir al ginecólogo?

 

El ginecólogo o ginecóloga es un médico como cualquier otro, que tiene conocimiento de causa en la salud femenina; por ello, debe realizar un análisis con el objetivo de hacer un control sano. La idea no es acudir al médico cuando se está enfermo, hay que ir cuando se está sano, porque así se pueden prevenir cosas graves. Si la mujer ya viene enferma, lo primero es curar, dar tratamiento y después ver el pronóstico con  las complicaciones que pueden volverse una cascada; por el contrario, cuando se acude al médico antes que ocurra un evento adverso o patología, lógicamente se tendrá un buen diagnóstico a futuro.

A las jóvenes y a los padres que tienen recelo de ir al ginecólogo ¿qué les podría decir?

El asistir a una consulta con el ginecólogo es parte del control natural en una mujer, así como los hombres deben ir al urólogo. No debe existir recelo o temor, el médico lo único que hará es preguntar para hacer una historia clínica que establezca antecedentes de algún riesgo familiar o personal, esto ayuda a que la evolución del inicio de la vida reproductiva sea responsable, lo que implica hablar de sexualidad porque la adolescencia es la etapa donde se comienza a experimentar ideas sexuales lo que puede terminar en un embarazo no deseado; entonces, es necesario conversar con la paciente, la mamá y el papá, sin tabúes ni prejuicios, porque una persona bien informada está en capacidad de discernir qué es lo bueno o lo malo; sentir respaldado para que, si en algún momento tiene algún problema acuda rápidamente al médico y poder solucionar cualquier situación adversa.

¿Por qué y cómo hablar de sexualidad con los jóvenes?

En los colegios ya se está haciendo educación sexual desde los niños de 3 o 4 años, esto es fundamental y aún más, hay que enseñarles desde la infancia a llamar a cada órgano genital por su nombre como pene y vagina, no hay que usar cualquier nombre, esto ayuda a saber que esos órganos nadie los puede tocar, que son sagrados y hay que cuidarlos; así, se disminuye el abuso sexual porque las personas bien informadas son las que van a estar siempre a la expectativa de poder defenderse de cualquier agresión. Como padres, al hablar de sexualidad es recomendable tener un vocabulario normal y natural con los niños, eso ayuda mucho en la consulta médica porque desde pequeños pierden al miedo a hablar.

[1] OMS. Desarrollo en la adolescencia. Recuperado de http://www.who.int/maternal_child_adolescent/topics/adolescence/dev/es/http://www.who.int/maternal_child_adolescent/topics/adolescence/dev/es/