Escríbenos

Trastorno bipolar

La salud mental se ve afectada por varios trastornos que tienen distintas manifestaciones y pueden incidir en la percepción, conducta e interacción con los demás. De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”la bipolaridad es una de las enfermedades psíquicas que afectan alrededor de 60 millones de personas en todo el mundo y es la sexta causa de incapacidad”. El doctor Carlos Jaramillo Arboleda, médico psiquiatra, comparte su experiencia en el tratamiento de este trastorno respondiendo varias inquietudes.

 

¿Cómo se define el trastorno bipolar?

Es un trastorno del cerebro que se caracteriza por cambios en el estado de ánimo que pueden ir desde la hiperactividad y energía, hasta situaciones muy depresivas con el estado de ánimo disminuido, que obviamente tendrá varias consecuencias. Hay ocasiones en las cuales la situación es muy dramática salta a la vista, se puede detectar la bipolaridad solo con ver a la persona; pero, en ocasiones es un trastorno que está allí, molesta pero no es dramático donde el paciente puede tener episodios depresivos, con ansiedad, muchos pensamientos rondando en su cabeza, irritabilidad y fluctuaciones a veces en la misma opinión.

 

¿Existe alguna clasificación de la bipolaridad?

La clasificación de la enfermedad está establecida en: Bipolar I, donde las personas  presenta episodios maniacos, dramáticamente hiperactivos como bailar sobre una mesa, endeudarse, tener una vida libertina, ser muy irritables, demasiado generosos, muy habladores, no duermen, cambian las cosas de la casa y pintan las paredes; estos pacientes tiene una característica, empiezan algo y no lo terminan. Bipolar II, se caracteriza por tener manías (no tan dramáticas) conocidas como hipomanía, que son crisis menos intensas, pero, en ambas bipolaridades tienen episodios depresivos. También existen episodios mixtos, una persona permanentemente fluctuante entre un estado de ánimo hacia arriba y hacia abajo en el mismo día, la misma semana o mes; estas sensaciones de gran inestabilidad afectiva y emocional, pueden ser rápidas o durar más; es decir, un paciente puede ser muy agresivo con sus hijos y a los 5 minutos los está abrazando y diciendo que los ama.

 

¿Cómo se diagnostica?

No existen exámenes de laboratorio que identifiquen la bipolaridad, el estudio es clínico, lo que el paciente y la familia cuentan. El paciente en su fase de hiperactividad jamás irá al medico porque se siente muy bien, un súper hombre o una súper mujer, llegan incluso a fases de delirio con ideas extrañas como creer que son enviados para alguna misión en esta vida, predestinados, de gran espiritualidad y santidad. No duermen tienen muchos pensamientos en su cabeza, comen mucho, no paran de hablar; esto significa que los niveles de neurotransmisores están muy alterados. De manera contraria, en la fase depresiva, la persona es sombría, triste, apática, desmotivada, sin energía, con pensamientos muy negativos, pesimistas con la idea de muerte, pensando que ya no debe estar aquí, que son una carga para la familia, la vida no les complace y las cosas que antes les satisfacían ya no le llenan, entonces el paciente piensa que no tiene sentido vivir en ese momento.

 

¿A qué grupo de la población afecta con mayor frecuencia?

No respeta sexo, es igual para hombres y mujeres, se presume que  aparecería ya en la niñez con ciertos signos (hiperactividad y bajones de ánimo) que llaman la atención y hoy ya se trata a los niños bipolares. Estas manifestaciones se acentúan en la adolescencia y luego en la madurez.

 

¿Qué factores predisponen al trastorno?

Influye mucho el factor genético, todavía no se conoce con certeza qué produce la bipolaridad, pero se ha visto que familias bipolares pueden generar pacientes con este trastorno. También influyen factores medioambientales como la carga de estrés que pueden ser disparadores de crisis. El consumo de sustancias y ciertos medicamentos. Trastornos del sueño como el insomnio persistente, inclinan a la persona a uno de los dos polos.

 

¿Cómo debe ser tratada la bipolaridad?

No hay duda que cada día se investiga y se obtienen avances. En el área farmacológica la investigación está basada en los llamados estabilizadores del ánimo, que van a permitir al paciente no tener fluctuaciones anímicas, evitando la inestabilidad. Cuando una persona es inestable en el área personal, familiar y laboral, es un fracaso. Está comprobado que los pacientes bipolares estudian y se gradúan menos, tienen menos oportunidades de trabajo, ganan menos, se casan menos y se divorcian más, consumen más sustancias que la población general y se considera que entre el 10 % y el 15 % de los pacientes se suicidan, lo que es alarmante. El tratamiento es de por vida, los efectos de la medicación son a nivel sistémico y siempre debe monitorearse.

 

¿Se puede detectar de forma temprana la enfermedad?

Es lamentable que el diagnostico de la bipolaridad no se realice a tiempo, dura entre 8 y 10 años con la intervención de cuatro o cinco médicos, es un análisis complejo y difícil. Para mejora el diagnostico, el especialista debe ser más acucioso, esto implica pensar que un paciente depresivo podría ser bipolar y es importante realizar una historia clínica exhaustiva, con más detalles en especial hablar con la familia cercana (esposa, padres, hermanos, novia) porque son quienes detectan en primera instancia lo que pasa con el paciente. No hay que temer a la bipolaridad, es una enfermedad que puede ser tratada.

 

De no tratarse la bipolaridad ¿qué puede ocurrir?

No hacer un tratamiento a tiempo puede llevar a la persona a una crisis severa, por ejemplo en su fase maniaca son capaces de endeudarse, puede cambiar todos los muebles de la casa, comprarse carros, membresías en hoteles internacionales, farrear 8 días seguidos, ser irresponsables en el trabajo, tener una conducta sexual promiscua y abusar de sustancias (tomarlo y fumarlo todo). Una vez que despiertan en la fase de depresión, descubren que están en serias dificultades y pueden llegar al suicidio. La bipolaridad es un problema de salud pública considerada la sexta causa de incapacidad en las personas. Es importante hablar sobre el tema, darle espacio, conocer lo que significa salud mental para cuidarla.

 

Una persona con bipolaridad ¿qué estilo de vida debe llevar?

El paciente con bipolaridad de cambiar su modo de vida, no fiestas, no energizantes (pueden desarrollar crisis maniacas), ser cuidadoso en su alimentación, hacer ejercicio, dormir 8 horas diarias, no cargarse de problemas, de responsabilidad y sobre todo tomar su tratamiento que es determinante para tener una vida lo más sana posible.

 

¿El trastorno bipolar es prevenible?

Lastimosamente hasta el momento no se puede prevenir la enfermedad, pero si las recaídas con un tratamiento que le permita llevar una vida lo más cercana a la normalidad, esto solo se consigue con la psicoeducación, misma que debe recibir el paciente y la familia; es decir, educarlos en la enfermedad, saber en qué consiste, conocer qué cosas la complican y cuáles favorecen, de esta manera el paciente tendrá estabilidad.

 

Cuál es el escenario a futuro de la bipolaridad en el Ecuador?

Acabamos de fundar la Asociación Ecuatoriana de Bipolaridad con personalidad jurídica y se iniciaron los trámites para pertenecer a la Sociedad Mundial de Bipolaridad, lo cual es importante porque vamos a recibir información y apoyo internacional. Ecuador era el único país que no tenía esta organización y hoy somos parte de la campaña mundial para apoyar a los pacientes con trastorno bipolar. La ciencia siempre estará detrás de las investigaciones, aunque no se ha encontrado el medicamento perfecto que resuelva el problema, es posible controlarlo. En el futuro, se espera que la medicina genética resuelva este trastorno trabajando directamente en los genes causante de la bipolaridad.

“Si la bipolaridad no es tratada se pierden de 7 a 8 años de vida, por las crisis y las hospitalizaciones”

 

¿Cómo cuidar la salud mental?

Lo mas importante es evitar los excesos y escuchar a nuestro cuerpo. El cerebro es un órgano que está conectado y es rector de todo, si la persona tiene una buena alimentación e higiene mental (tranquilad, una pareja estable, salir a balar, conversa con amigos, etc.), el cerebro funcionará bien; pero, si lo intoxicamos diariamente con sustancias, mala información, penas, envidias, ira, rencores lo estamos maltratando. Hay que cuidarlo siendo feliz y para ello no se necesita mucho, ayuda no ser obsesivo, no poner tanto interés en lo material que es importante, pero no da la felicidad.

 

¿Algo en particular que le gustaría añadir?

No existe ser humano perfecto, todos somos susceptibles de tener enfermedades, el cerebro es extremadamente complicado y me asombra que no se enferme más, pero cuando se enferma se lo puede trata para que las personas tengan una vida digna, equilibrada y satisfactoria.